8 Observando y Asesorando el Desarrollo Socio-Emocional

Irma Gonzalez Cuadros

Introducción

El dominio de Desarrollo Socio Emocional (SED) evalúa las habilidades en desarrollo de los niños y niñas para entender e interactuar con los demás y establecer relaciones positivas de crianza con adultos y sus compañeros de clase. Las áreas de conocimiento o habilidades en esta área incluyen la identidad de uno mismo en relación con otros, la comprensión social y emocional, las relaciones y las interacciones sociales con adultos familiares, las relaciones y las interacciones con compañeros de clase y el juego simbólico y juego de dramático (DRDP 2015)

Niña Sonriendo
Imagen 8.1 Niña Sonriendo

Todo aprendizaje tiene una base emocional.

                          -Platón.

Observando la Autoestima

Autoestima Positiva
Imagen 8.2 La formación de la autoestima es un proceso continuo, pero una vez que ha tomado forma, es difícil de cambiar.

Desde el momento del nacimiento, los seres humanos nos involucramos en el proceso de llegar hacer nosotros mismos. El niño se desarrolla continuamente en una persona completa con temperamento, personalidad, y un sistema de valores –con una composición física, cognitiva, de lenguaje, social, emocional, y creativa que es única para sí mismo. Es un proceso acumulativo que le toma casi toda la vida para completar, pero sus etapas tempranas son quizás las más importantes, porque establecen el patrón de todo lo que sucederá después. De acuerdo a Baumeister, Bushman, Campbell, Krueger, y Vohs (2004), “Se cree enormemente que hay una conexión muy fuerte entre la autoestima del niño o niña y su éxito escolar.”

Entre los aspectos más importantes del crecimiento del niño o niña esta la del desarrollo de su autoconcepto: Su sentido acerca de sí mismo que incluye tanto la imagen que él tiene de sí mismo (una foto de como se ve el mismo mismo), y su autoestima (el sentir cuánto vale). Aunque estos términos se usan indistintamente, se refieren a diferentes aspectos de sí mismo. La autoimagen de una persona es su imagen o foto interior que incluye como se mira a sí mismo, su género, su etnicidad, su lugar en la familia, y sus habilidades.  El niño o niña adquiere esta imagen al ir creciendo y al irse mirando a sí mismo como una persona individual. La autoimagen no es prejuiciosa, pero es descriptiva.

Del otro lado la autoestima es una evaluación emocional de estos aspectos: el sentimiento del niño o niña acerca de cómo se ve, de su género, de su lugar en la familia, y de sus habilidades. Necesita sentir que es capaz, que es importante, exitoso, y valioso. Adquiere este sentido de valorarse a sí mismo a través de sus interacciones con otras personas que están cerca de él, así como de su juicio sobre cómo se ve a sí mismo y de lo que es capaz de ser.

La formación de la autoestima es un proceso continuo, pero una vez que ha tomado forma, es difícil de cambiar conforme el niño va creciendo. Cuando el niño o niña recibe información acerca de cómo lo tratan otros y de sus experiencias de éxito o fracaso, busca estos datos para confirmar lo que siente sobre sí mismo.

Por ejemplo, si un niño o niña se siente bien acerca de sí mismo por la forma como lo tratan en su familia, entonces también va a mirar que el hecho de que su maestro lo trate bien es una confirmación de lo que él ya sabe. Entonces actuará en base a estos sentimientos en el salón sintiéndose feliz y cooperando y esto ayudará a otros alrededor de él a que lo traten bien.

Las ocho escalas en la lista de verificación de la autoestima muestran un progreso en las etapas que muchos niños toman cuando se separan de sus padres o de sus cuidadores primarios y que a veces hacen difícil la transición al preescolar. Es importante que un maestro determine en donde se encuentra cada niño en este progreso para asistirlo a desarrollar un sentido de identidad fuerte y positiva.

1. Se Separa de su Cuidador Primario sin Dificultad

Dice Adios Sin Dificultad
Imagen 8.3 Una niña dice adiós sin dificultad

Apego Inicial

Muchos estudios de niños y niñas pequeños están de acuerdo de que un ingrediente principal en el desarrollo exitoso es un apego inicial fuerte con su cuidador primario, generalmente la madre. Muchos psicólogos, de hecho, se refieren al apego como el evento básico en el desarrollo emocional de una persona: “La primera fuente de seguridad de un niño o niña, de autoestima, de autocontrol, y de habilidades sociales.” Parece ser entonces una gran contradicción, sugerir que para que el desarrollo exitoso continúe, los niños deben aprender al mismo tiempo a separarse de sus padres o cuidadores primarios. Si este es el caso, esa separación debe de ocurrir primero en el hogar, no solamente con el niño o niña, pero también con los padres, que deben darle libertad al niño y animarlo hacer independiente de ellos.

El apego ocurre durante los primeros dos años de vida como resultado de muchas interacciones entre infantes y sus padres. La primera separación del niño y de su madre, es la separación física que ocurre al nacer. Algunos psicólogos creen que de ahí en adelante la persona en desarrollo va a tratar de conectarse con otro ser humano para desarrollar un concepto de perfección y sintonía con otro ser humano.

Este es el comienzo de una relación de apego inicial fuerte que el infante y su cuidador primario necesitan para que la separación que se dé posteriormente sea exitosa. Para que ese apego lo lleve a sentirse seguro y a confiar. La falta de apego con frecuencia interfiere con la habilidad del niño o niña para confiar en sus relaciones futuras. La falta de éxito en la infancia es frecuentemente causada por un rompimiento en sus primeras relaciones de apego (Seagull 1978).

Separación Inicial

La separación inicial entre el infante y su madre o con su cuidador primario, comienza cuando primero reconoce que él es otra persona diferente a su madre. Este concepto se desarrolla en los primeros seis meses de vida cuando el bebé reconoce que hay una diferencia entre él y la persona que lo cuida –y después entre él y otros a su alrededor. Entre esta etapa, sus primeras memorias –visuales en naturaleza– están ocurriendo. Algunos psicólogos se refieren a esto como el “nacimiento psicológico” del bebé (Haplan, 1978). Este es el primer reflejo de su auto-identidad. Hacia el fin del primer año, cuando el infante aprende a moverse gateando y dando sus primeros pasos, surge un patrón interesante de interacciones con su cuidador primario. El infante usa a su cuidador como una base de donde a partir de esa persona, explora el medio ambiente. Se mueve un poquito y luego regresa, se mueve más lejos y regresa, se mueve otra vez, y entonces solo mira hacia atrás, haciendo contacto visual para que lo animen a seguir explorando. Los maestros también notan este patrón de contacto visual entre el niño o niña y sus padres durante la etapa inicial en la etapa preescolar (Gottschall 1989).

Durante la última mitad del primer año (o a veces antes) del niño o niña , surge la ansiedad de separación: el infante protesta fuertemente llorando o colgándose de su cuidador cuando éste intenta marcharse. Este patrón de incomodidad también se presenta cuando aparece un extraño, lo que hace obvio que el bebé reconoce la diferencia entre su cuidador y otras personas. Entonces la autoestima se desarrolla cuando el niño o niña pequeño inicia sus aventuras buscando independencia y regresando al adulto, colgándose y empujándolo, sosteniéndolo y dejándolo ir. Pero lo más fuerte que se dé el apego inicial, lo más seguro que se sentirá el niño cada vez que se le deje ir.

El niño pequeño aprende lo que es por la forma en que otras personas le responden (cómo es que otros parecen ser afectados por su comportamiento). Se espera que esta respuesta sea preferentemente positiva, para que en la etapa en que entre al cuidado infantil, preescolar o a Head Start se sienta bien acerca de sí mismo.

Separacion Escolar

No importa que tan bien se siente el niño sobre sí mismo, la separación inicial de su padre, cuando va a la escuela, es frecuentemente difícil. A los 3 años de edad, el sentido de sí mismo todavía no está fuertemente desarrollado. Aunque el niño ya tenga su identidad en el hogar, la escuela es un medio ambiente extraño. La separación de los padres o de su cuidador primario con frecuencia lo hacen sentir infeliz, abandonado, aislado, y descuidado. Ellos pueden estar asustados o enojados con frecuencia. Para complicar más las cosas, el adulto puede experimentar también la ansiedad de separación, y puede caer en no dejar ir al niño, y el niño percibe esto.

Cada niño maneja la situación en forma propia, un niño puede estar acostumbrado a que lo lleven a la casa de una cuidadora encantadora y puede tomar este nuevo ambiente como un gran logro. Otro puede colgarse de su mamá y gritar mientras la mamá se va. El niño que está acostumbrado a jugar con otros puede fácilmente unirse al grupo y empezar a construir en el área de bloques. El niño más tímido necesitará que la maestra se le acerque rápidamente para acompañarlo. Un niño que está llorando puede dejar de hacerlo una vez que su padre se ha ido.

2. Mantiene una Relación de Apego Seguro con su Cuidador Primario/Maestro

Apego Seguro
8.4 Apego Seguro

Los niños y niñas que ya han formado un apego seguro con sus padres o con los adultos que les cuidan generalmente tienen pocos problemas desarrollando una relación segura con sus maestros yu maestras. Estos niños y niñas tienden a confiar en sus maestros y en sí mismos. Tienden a entrar en relaciones cooperativas con sus maestros en donde el maestro guía y apoya y los niños y niñas siguen las peticiones del maestro. Ellos confían que el maestro los va a ayudar cuando necesiten y los va a proteger del peligro si es necesario.

Los maestros y maestras por otro lado, esperan y deben darle la bienvenida al apego que los niños y las niñas les demuestran. Ellos necesitan estar allí para los niños en las situaciones buenas y malas, para darles apoyo y oportunidades de establecer amistades, para saber lo que les gusta o les disgusta, para darles un ambiente estimulante donde los niños puedan hacer actividades emocionantes, y para darles a los niños y a las niñas opciones y el tiempo suficiente para completar sus proyectos. Necesitan demostrar una actitud donde dejen saberles a los niños que son importantes y que están interesados en las cosas que ellos dicen y hacen.

Lucas (2007-2008) dice que la pasión para trabajar con los niños y las niñas le ayuda al maestro no solamente a estar allí, pero a estar completamente disponible para los niños a niveles emocionales, cognitivos, y físicos. Para que haya una involucración apropiada con un niño o niña, el maestro debe saber acerca del desarrollo de cada niño. Esto implica una observación con propósito. Los niños y niñas necesitan que sus maestros y maestras los entiendan, que sepan cómo observarlos, y que los conozcan por quien ellos son, por lo que ellos batallan, y lo que ellos necesitan.

Como observador de niños y niñas, ¿Cómo sabrá usted si ellos han desarrollado una relación segura con su maestro? El comportamiento hacia el maestro o maestra es la mejor indicación. Algunos de esos comportamientos pueden incluir: pedirle al maestro o maestra que le ayude a resolver un problema, aceptar ayuda o apoyo del maestro, permitirse ser reconfortado por el maestro cuando siente estrés, mostrar afecto hacia su maestro, querer estar cerca del maestro, poner atención y escuchar al maestro, cumplir con lo que el maestro pide, y participar en las conversaciones y actividades con el maestro.

Niños con Apego Inseguro

Los niños y niñas con apego inseguro hacia sus padres o cuidadores primarios con frecuencia se miran a sí mismos sin valor. Con frecuencia este sentimiento los acompaña al salón de clases y les afecta en sus relaciones con los maestros y miembros del personal. Ellos pueden sentir que no confían en ningún adulto para satisfacer sus necesidades, entonces sus relaciones en el salón se construyen con desconfianza. Pueden demostrar poco interés en participar en actividades o con otros niños o niñas. Algunos pueden tener un comportamiento disruptivo, que interfiere con otros niños y llaman la atención en forma inapropiada. Ellos esperan ser regañados o castigados, y si esto no sucede, ellos pueden actuar en una forma más disruptiva.¿Qué es lo que usted debe podría hacer entonces para ayudar a este niño o niña a construir una relación de apego con usted? Howes and Ritchie (2002) creen que “los niños [y niñas] que entran a salones de clases con apego inseguro desde su hogar pueden ser ayudados a desarrollar un apego seguro si el maestro actúa primero como un organizador más que como un compañero.” Además usted puede permanecer físicamente cerca del niño o niña , proveer atención individualizada positiva, e involucrarse en actividades junto con el niño o niña.

3. Completa sus Tareas Exitosamente

Completa sus Tareas Exitosamente y los Expresa con Orgullo
Imagen 8.5 Completa sus Tareas Exitosamente y los Expresa con Orgullo

Usted también está ayudándole al niño o niña a construir una relación nueva y segura enseñándole que él es un ser humano competente, y que puede tener éxito en muchas cosas. Quizás el niño o niña tiene poca confianza en ser exitoso. Una vez que usted sepa lo que le interesa, tráigale algunos libros que le gustarán relacionados con esos temas. Preséntele un proyecto de arte sencillo que él pueda completar. Pídale que recolecte algunos objetos de la naturaleza y coloquelos en el área de ciencia, ayúdelo a escribir su nombre con tantas letras como pueda y entonces trace las letras con resistol cristalino para que vierta diamantina sobre las letras. Entonces el podrá ver quién es el: Grande, fuerte, ¡y hermoso!

Observe cuáles niños y niñas son exitosos en las actividades de arte, ciencia o matemáticas que usted ha preparado. Observe quienes usan sus habilidades de autoayuda. El éxito es un ingrediente muy importante de autoestima. Aún un pequeño paso que indique éxito debe ser reconocido. Ellen and Moratz (2007) creen que dar “recompensa descriptiva” aun para el esfuerzo más pequeño de los niños y niñas les ayuda a alcanzar habilidades más complejas –y a sentirse bien acerca de si mismos.

Algunos niños y niñas tienen miedo de comenzar algo, de terminar los proyectos solos. También observe a los niños y niñas que entran a un área de actividad, que comienzan una actividad, pero que se van antes de terminarla. A veces lo que los niños necesitan es un primer paso. Siéntese a un lado del niño o niña que le dice que no puede terminar un rompecabezas, y ayúdele usted colocando una pieza. Pídale que trate de nuevo. Dele apoyo verbal positivo mientras trabaja, pero evite ayudarlo de nuevo. Cuando haya terminado reconozca su logro con recompensa descriptiva y tomando una foto del rompecabezas.

4. Es Capaz de Elegir Actividades por sí mismo

Otro de los indicadores observables de los sentimientos de un niño o niña acerca de si mismo en su salón es su disposición de escoger la actividad en la que quiere participar. Una vez que se sienta cómodo para alejarse de usted, el niño o niña necesitará explorar el nuevo ambiente y tratar de usar los materiales y hacer actividades por sí mismo. Algunos niños  y niñas tienen una autoestima lo suficientemente fuerte para ir inmediatamente a las áreas de actividades en cuanto entran al salón. Otros buscan la compañía del adulto como base para explorar, yendo a un área y regresando a la persona, así como lo hicieron en su primera separación del cuidador primario cuando eran infantes. Algunos usan al maestro o maestra como su base.

Su meta para los niños y niñas que no participan independientemente en actividades será ayudarlos a desarrollar un sentido de seguridad con usted y en el salón. Una vez que se sientan seguros, ellos pueden tomar el siguiente paso en el desarrollo de su auto estima involucrándose en actividades en el salón por su propia cuenta. Es una tentación para los maestros ayudarles a los niños y a las niñas a tomar decisiones, y para ellos aceptarlas. Ellos también le van a pedir ayuda. Ellos están acostumbrados a que los adultos les digan lo que deben hacer. Usted debe resistir la tentación. Invítelos a descubrir por ellos mismos, y después apóyelos en su exploración. Es más fácil para usted tomar decisiones por ellos, pero así ellos pierden la oportunidad para tomar el siguiente paso en el desarrollo de su autoestima. Deles esa oportunidad.

5. Intenta Jugar con Otros Niños y Niñas

Intenta Jugar con Otros Niños
8.6 Intenta Jugar con Otros Niños

Aunque este indicador en particular parece relacionarse con la socialización del niño o la niña más que con el desarrollo emocional, actualmente es un indicador de los dos. Buscar a otros niños y niñas para jugar es una parte del progreso para desarrollar una autoestima, así como un paso en la secuencia de su socialización.

Cuando el niño preescolar se va separando de sus padres en el salón de educación temprana, y cuando se separa de la maestra o del maestro para elegir actividades por su cuenta, el siguiente paso en el desarrollo de su autoestima debe involucrar el juntarse a jugar con otros niños y niñas. Aunque con frecuencia todavía no se junta con otros, al menos no inmediatamente. Dependiendo de sus experiencias con amigos anteriores –o de la falta de amigos – él puede preferir jugar solo al principio. En otras palabras, otros niños o niñas no reemplazan al cuidador primario del niño en lo que respecta al apego. Cuando finalmente los niños buscan a otros niños y niñas para jugar, esto es tomado como un indicador de alta autoestima.

Los niños y las niñas parecen reconocer que otros niños son como ellos; eso quiere decir que ellos también dependen de los maestros y de las maestras. Desde su perspectiva centrada en sí mismos, los niños y las niñas pueden ver a sus compañeros compitiendo por la atención de los maestros, por los materiales, y por las actividades. A través de la socialización, ellos encontrarán formas de compartir y tomar turnos con los materiales, con las personas y de llevarse bien con los otros niños en el salón.

Por el tiempo en el que el niño o niña pequeño ha entrado a su clase, en la mayoría de los casos habrá tenido contacto con amigos. Sus interacciones, sin embargo, no son iguales como las que tiene con adultos. Los niños y las niñas miran al adulto como su base de apego. Ellos miran a sus amigos como un reflejo de ellos mismos.

Los niños y niñas que necesitan ayuda para desarrollar su sentido de seguridad dentro de ellos mismos pueden no buscar a otros niños y niñas para jugar al principio. Puede que usted necesite ayudarlos a progresar.  No espere que el éxito suceda de la noche a la mañana en esta área en particular. Algunos niños y niñas no están listos por muchos días o semanas para hacer contacto con sus compañeros. Como se dijo antes, usted necesitará usar aceptación y paciencia cuando un niño lentamente vaya avanzando.

6. Participa en Variados Roles en el Juego Dramático

Participa en variados Roles en el Juego Dramático
Imagen 8.7 Participa en variados Roles en el Juego Dramático

Una vez que un niño o niña haya empezado a jugar con otros en su salón, usted necesita reconocer otro indicador en el desarrollo de su autoestima. ¿Es capaz de aceptar y jugar un papel en situaciones dramáticas? ¿Puede pretender ser el padre o hermano de un bebé en el área de la casita? ¿Es una enfermera o doctora famosa actuando como líder en el área de vestirse? Cuando un niño o niña juega un papel con confianza en el área dramática, está presentando pruebas observables de que su autoestima ha madurado.

Para jugar a llevar a cabo un rol en el área dramática, los niños y las niñas necesitan tener la habilidad de mirar las cosas desde un punto de vista diferente al suyo. En otras palabras, su perspectiva no debe ser egocéntrica. Algunos niños y niñas se tapan los ojos y piensan que usted no puede verlos porque ellos no pueden verlo a usted: esto es algo altamente egocéntrico. En algún momento, entre los 3 y 4 años, los niños y las niñas  parecen separarse de sí mismos y pretender ser alguien diferente.

No está claro si esta habilidad es o aparenta ser más fuerte en algunos niños debido a las oportunidades y la práctica en el hogar, o si algunos niños instintivamente o temperamentalmente tienen más imaginación. No importa que sea lo que causa este comportamiento, pero le indica al observador de ese niño que éste ha alcanzado una etapa mayor en el desarrollo de su auto concepto. La habilidad del niño para jugar un rol diferente al de sí mismo dice una serie de cosas al observador, incluyendo: Que el niño o niña puede distinguir la realidad de la fantasía, que puede simbolizar cosas, que puede mirar las cosas desde el punto de vista de otra persona y que tiene una autoestima suficientemente alta que le permite dejar de ser el mismo para convertirse en otra persona.

Hasta que todos esos cuatro puntos son verdaderos para un niño o niña pequeño, el será capaz de jugar roles en situaciones de juego dramático. Cuando pueda hacer esto, entonces podrá explorar en una nueva forma. Puede tratar nuevos roles. Puede dominar situaciones.

7. Hace Valer sus Derechos

Hace Valer sus Derechos
Imagen 8.8 Hace Valer sus Derechos

Para que los niños y las niñas preescolares hagan respetar sus derechos en el salón, ellos necesitan haber desarrollado una autoestima lo suficientemente alta para creer en sí mismos como personas y con un punto de vista que otras personas puedan valorar. Hasta este punto en el desarrollo de su autoestima, ellos deben haber sido capaces de separarse de sus padres, de desarrollar una relación de apego seguro con su maestro, de completar varias tareas exitosamente, de escoger actividades por sí mismo, de buscar a otros niños con quien jugar, y de tratar de pretender roles en forma confidente en situaciones de juego dramático porque ellos ya pueden ver las cosas desde el punto de vista de otras personas. Ahora los niños y las niñas están progresando más al desarrollar sus propios puntos de vista acerca de lo que ellos sienten que vale la pena para que otros niños consideren.

¿Cuáles son algunos de esos derechos en el salón en los que un niño o niña con esa autoconfianza podría insistir? Uno de ellos es el derecho de posesión. Si el niño está jugando con una pieza de equipo, él debe de continuar jugando con esa pieza al menos que exista una regla previa para tomar turnos. Muchas diferencias infantiles suceden por juguetes o materiales debido a la perspectiva egocéntrica del niño. El desarrollo de respeto mutuo entre los 3 y 4 años es difícil porque muchos de ellos no tienen la habilidad de entender el punto de vista de otro. El niño que siente que tiene el derecho de defender lo que tiene con frecuencia no va querer entregarlo.

El derecho de escoger su participación es otro derecho personal que con frecuencia se establece en los salones de educación temprana. Si un niño decide o no participar en una actividad, usted y los otros niños necesitan honrar esa decisión. Use frases de aliento más que frases que lo obliguen si usted siente que el niño debe ser incluido.

Completar proyectos en forma de independiente a su propia manera es un derecho que los niños y las niñas con autoconfianza defenderán. Si un niño está pintando, jugando con plastilina, construyendo, o vistiendo a un muñeco por su propia cuenta, debe serle permitido hacerlo tanto como no interfiera con los demás. De la misma manera, no debe permitírseles a otros interferir con su proyecto. El niño con alta autoestima continuará en su propia forma, dejando a un lado o rechazando los intentos que otros le quieran imponer.

Proteger su propiedad es otro derecho que los niños y niñas con autoconfianza insistirán. Los juguetes o juegos que ellos hayan traído de casa serán con frecuencia el punto de enfoque de un conflicto. Usted necesita proveer un lugar privado como un estante para que cada niño guarde sus pertenencias. Las construcciones de bloques son importantes para los niños que los construyeron. El niño que insiste en guardar su construcción puede querer hacer un letrero para informarle a otros: “por favor deje aquí mi proyecto de construcción, Mario.”

Los niños y las niñas pueden abogar por sus propios derechos de diferentes maneras. Ellos pueden prevenir físicamente a otro niño de hacerle algo o pueden causar que el niño haga algo. Ellos pueden usar palabras para dejarle saber a otro niño su punto. Ellos pueden decírselo a la maestra. Algunas de sus acciones pueden no ser aceptables en un salón lleno de niños. Usar el poder o agredir no es apropiado. Usted debe ayudar a estos niños a encontrar formas más aceptables de abogar por sus derechos.

Cuando usted observe a sus niños y niñas en este indicador, observe a los que no permiten a otro niño apresurarse a tomar cambios o a los que no comparten un juguete o toman turnos. También, identifique a los niños que siempre acepten las demandas de otros. Ellos también pueden necesitar su apoyo para fortalecer su auto estima.

Diferencias Culturales al Abogar por Derechos Personales

Mientras que las culturas de occidente consideran el hecho de que un niño abogue por sus derechos como un indicador de autoestima, las culturas orientales hacen un énfasis mayor en mantener relaciones armoniosas (Markus y Kitayama, 1991). Los padres de familias chinas les enseñan a sus niños a auto restringirse y a controlar sus emociones. Los niños pueden muy bien acceder a las demandas de otros porque eso es lo que se les ha enseñado. Ellos consideran que sus niños son competentes si son tímidos, quietos, y callados, mientras que los maestros norteamericanos pueden ver a estos niños con baja autoestima. Las madres de Puerto Rico se enfocan en el respeto a otros, y las madres en la cultura tradicional Navajo les enseñan a los niños a permanecer a distancia y a observar más que a tomar iniciativa en su juego. Muchas culturas como la africana, Latinoamericana, y de Europa del sur educan a sus niños a respetar a otros más que a obtener lo que ellos tienen.

Si usted encuentra en su salón a niños y niñas que carecen de decisión y que son de otra cultura, usted necesita buscar otros indicadores de autoestima, incluyendo el respeto a otros y siendo sensibles a los puntos de vista de otros.

8. Muestra Entusiasmo Cuando Logra Hacer Cosas Por Sí Mismo.

Muestra Entusiasmo Cuando Logra Hacer Cosas Por Sí Mismo
Imagen 8.9 Muestra Entusiasmo Cuando Logra Hacer Cosas Por Sí Mismo

El gran objetivo del autoconcepto es, en el análisis final, una batalla por la autonomía. Si los niños y niñas pequeños son exitosos en esta tarea, ellos serán capaces y estarán dispuestos a comportarse independientemente en muchas formas. Los estudiantes más exitosos son los que quieren y pueden hacer las cosas por sí mismos. Lograr este nivel de habilidad le permitirá pedir su independencia de los adultos que le rodean.

¿Cuáles son algunas de las actividades que puede observar que estos niños lleven a cabo en forma independiente dentro del salón? Aquí está una lista parcial:

Vestirse y desvestirse; tratar de abrocharse sus zapatos; usar su propio estante para almacenar sus cosas personales; usar el baño por sí mismo; lavarse la cara y las manos por si mismo; cepillarse los dientes por sí mismo; ayudar a colocar la mesa para comer; servirse la leche en su vaso por sí mismo; servirse su propia comida; ayudar a pasar los cubiertos para comer; limpiar su espacio después de comer; usar la computadora; pintar con brochas; mezclar la pintura; sacar los juguetes; guardar los juguetes; regresar los bloques al estante; vestir muñecos; usar el martillo; cortar con tijeras; cortar con cuchillo; mezclar la plastilina; usar el equipo para escalar; hacer rompecabezas y usar una grabadora.

 

La capacidad de los niños y niñas de 3, 4 y 5 años para llevar a cabo estas actividades depende de su autoestima. La práctica que ellos tengan en su casa, o en algún otro lugar, y la atención o la falta de aliento que ellos reciban de los adultos que los rodean tiene mucha influencia.

Observando, Registrando e Interpretando la Autoestima

La autoestima fue seleccionada como el primer tema de esta lista de verificación de desarrollo infantil porque es la primera área de desarrollo de un niño en la que un maestro o maestra debe de preocuparse cuando tiene a un niño o niña nuevo en su salón. Aquí está un ejemplo de cómo un maestro usó esta lista de verificación.

Elaborando un Registro Continuo y Transfiriendo la Información a la Lista de Verificación:

Para usar la lista de verificación en la forma más eficiente, muchos observadores prefieren hacer un registro continuo del niño que están observando. Después, ellos transfieren la observación que han recopilado checando los indicadores en la lista de verificación que ellos observaron que el niño hizo y registrando la evidencia de los registros continuos en los espacios provistos. Esto combina lo mejor de ambos métodos de observación: las ventajas de estructura abierta y de la riqueza descriptiva del registro continuo, con el enfoque en una secuencia particular de comportamientos enlistados en la lista de verificación de desarrollo infantil.

Ejemplo de un Registro Continuo de una Observación de Desarrollo Socio-Emocional

Aquí está un registro continuo hecho para una niña de tres años de edad en octubre 22.

La mamá de Celia la trae al salón.

Celia se agarra fuertemente de su mano. Comienza a llorar.

La madre le dice: “Vamos Celia, a ti te gusta este lugar. Se una niña buena. Te miro después.”

La madre se va. C. se queda a la entrada del salón llorando.

Cuando la maestra se acerca a Celia, la mira y le toma la mano.

La Mtra. lleva a C. con unas niñas en la esquina de muñecas y dice algo.

C. menea su cabeza y dice “no.”

Cuando la Mtra. Se va C. comienza a seguir a la Mtra. alrededor.

La Mtra. Sienta a C. en una mesa pequeña con una caja de crayolas en medio y papel blanco enfrente de 2 sillas.

C. finalmente agarra 2 crayolas y comienza a colorear en el papel.

Bertha se acerca y se sienta en la mesa.

Bertha saca una crayola de la caja y comienza a colorear en el papel.

Al principio no hablan.

B. le pregunta a C. “¿puedo usar el anaranjado?” Está en la mesa.

C. dice “no” y cubre la crayola con su mano.

B. le agarra la mano, toma la crayola con la otra mano y se la mete a la boca.

C. dice, “eso no es justo,” y llama a la Mtra.

Cuando la Mtra. Viene, C. dice: “ella se comió mi crayola anaranjada y ya no puedo terminar mi calabaza anaranjada.”

La Mtra. habla con B. “las personas no deben comer crayolas.”

La Mtra. Se distrae con otro niño y se va del área.

C. se levanta y se va al área de libros y agarra uno.

C. carga un libro alrededor del salón, mirando cuidadosamente lo que pasa a su alrededor, pero sin participar.

C. le susurra a Bruno, “Becky pintó ayer y también va a pintar hoy, ¡Mira!» y le señala el caballete.

Bruno no responde, C. le reniega a la Mtra. “¡Quiero pintar!”

La Mtra, le dice que ella puede pintar cuando Becky termine.

 

El observador entonces toma su registro y completa la sección de autoestima de la lista de verificación. Cuando el observador lea el capítulo sobre autoestima debe poner atención especial a los indicadores que no marcó. El observador aprenderá de su lectura que una niña de 3 años como Sheila no está lo suficiente segura para dejar ir a su madre fácilmente cuando viene las primeras veces a la escuela. El observante entonces nota que ella busca asirse de la maestra, de la misma forma en que lo hacen otros niños de 3 años. Pero ella no juega con otros niños. Porque Sheila ha estado en la escuela un mes, y todavía tiene dificultad haciendo esta transición, ella puede necesitar ayuda especial para superarla.

Evidencia

Es importante registrar la evidencia brevemente, sin juicios de lo que usted observa. Si usted está observando y registrando en la lista de verificación, estas declaraciones pueden ser descripciones breves de las acciones y el lenguaje que usted oye y observa. Si usted está transfiriendo información de un registro continuo, registre esa evidencia. Si usted no tuvo la oportunidad de observar al niño en un indicador en particular, coloque una “N” en lugar de una marca √ a un lado. Si el niño tiene la oportunidad de demostrar lo que el indicador pide, pero no lo hace, deje el indicador en blanco, pero escriba una explicación.

Observe la lista de verificación de desarrollo infantil en la siguiente página. El primer paso al interpretar la información que usted ha recopilado, es leerla cuidadosamente en el registro continuo y especialmente en la lista de verificación, para ver si puede hacer algunas inferencias acerca del niño. Una inferencia es una declaración o interpretación considerada verdadera, es tentativa, porque está fundamentada en información objetiva que se cree verdadera. En otras palabras, es una posible explicación derivada del comportamiento que usted ha presenciado.

Conclusiones

El paso final en su interpretación de la información recopilada sobre los niños es hacer las conclusiones que usted pueda.  Una conclusión en este caso es un juicio razonable basado en inferencias válidas que provienen de las evidencias de observaciones.  Usted no puede hacer juicios al menos que usted tenga suficiente evidencia, Para hacer conclusiones, un observador debe tener una gran cantidad de información acerca de un niño.

Lista de Verificación de Desarrollo Infantil del Desarrollo Socio-Emocional

Lista de Verificación de Desarrollo Infantil

Nombre: Celia                     Edad: 3 años                       Observador(a) ­Consuelo R.                               Programa: Head Start                                                      Fechas:10/22                  

Direcciones:

Coloque una X en las cosas que usted mira que el niño hace regularmente. Coloque una N para las cosas que usted no tiene oportunidad de observar. Todas las demás áreas deben ser dejadas en blanco. Si usted deja muchas secciones en blanco entonces explique por qué en la sección de comentarios.

Indicador Evidencia Fechas
Se separa de su cuidador primario sin dificultad. Se aferra a la mano de su mamá y llora.  

10/22

Mantiene una relación de apego seguro con su cuidador primario. Se aferra a la maestra cuando su mamá se va. 10/22
Completa sus tareas exitosamente. Comienza a colorear, pero deja de hacerlo cuando se acerca Bertha. 10/22
Es capaz de elegir actividades por sí mismo. La maestra la coloca en la mesa de arte. 10/22
Intenta jugar con otros niños. No, no lo hace. 10/22
Participa en variados roles en el juego dramático
Hace valer sus derechos Trata de evitar que Bertha toma la crayola. 10/22
Muestra entusiasmo cuando logra hacer cosas por sí mismo. Observa a otros, pero no juega con ellos. 10/22

Inferencias

Incidente Falsa Inferencia Valida Inferencia
Celia no le presta a Bertha la crayola anaranjada Celia no sabe cómo compartir Celia no había terminado de usar la crayola
C. le susurra a Bruno, “Bertha pintó ayer y también va a pintar hoy A Celia le gusta decir rumores de otros niños. Celia estuvo alerta a lo que Bertha hizo cuando pintó ayer y hoy.

Estrategia para Ayudar a Celia

Para crear este plan para Celia, lo cual es el último paso en el proceso de planear para un niño individual, debemos basarnos en la información interpretada.  Debe fijarse en la lista de verificación de desarrollo infantil para encontrar al menos tres áreas de fortaleza: Aunque su lista no está cerca de estar completa todavía, se pueden identificar esas áreas:

  1. Aboga por sus derechos
  2. Habla en frases completas
  3. Disfruta y demuestra habilidades de arte

Estas tres áreas de fortaleza de Celia pueden ser registradas en la receta de aprendizaje de Celia. Hacer un asesoramiento confiable de un niño no debe basarse en una sola observación.  Usted debe tener tanta información como sea posible, recopilada en diferentes días, actividades, y puntos de vista como sea posible.

Las tres áreas en que Celia necesita fortalecimiento se pueden deducir de la observación en los indicadores que no fueron marcados:

  1. Necesita separarse de su madre con más facilidad
  2. Necesita elegir actividades por su propia cuenta
  3. Necesita jugar con otros niños

Finalmente, la receta de aprendizaje debe tener ideas específicas para ayudar a Celia a mejorar partiendo de sus fortalezas:

Actividades para Ayudar a Celia

  1. Ayudarla a iniciar actividades cuando llegue. Celia y Bertha pueden limpiar la jaula del conejo y alimentarlo
  2. Celia puede grabar su voz y entonces decirle a Bertha cómo hacerlo
  3. Celia y Bertha pueden pintar un cartón grande para la clase para hacer una “Nave espacial” donde otros pudieran participar.

Fuentes de Información y Licencias para este Capítulo

Fuentes de Información

California Department of Education. Recurso en Espanol para el DRDP (2015). Sacramento 2015. Retrieved on 7/20/2019. (Open Resource)

California Department of Education. Fundamentos del Aprendizaje Preescolar de California Volumen 1- Desarrollo Socioemocional. Retrieved on 7/20/2019. (Open Resource)

Créditos

Licencia

Observando y Asesorando en Ambientes Educativos Copyright © por Irma Gonzalez Cuadros. Todos los derechos reservados.

Compartir este libro

Sugerencias/Erratas

Los comentarios están cerrados.